Apple, Amazon, Google y Facebook en la mira del Congreso de EE.UU.

4.08.2020

El pasado 29 de julio, cuatro de los presidentes ejecutivos más poderosos de la industria de la tecnología se enfrentaron a una extensa audiencia ante la Cámara de Representantes de Estados Unidos, durante una sesión del subcomité antimonopolio.

Jeff Bezos, de Amazon; Tim Cook, de Apple; Sundar Pichai, de Google, y Mark Zuckerberg, de Facebook, tuvieron que responder a duros cuestionamientos sobre supuestas prácticas empresariales depredadoras, el robo de contenido digital y adquisición de competidores.

La audiencia es considerada como la más relevante para el sector tecnológico desde 1998, año en que el CEO de Microsoft, Bill Gates, compareció ante el Congreso estadounidense por acusaciones sobre abuso de posición dominante, y trae ecos de cuando en 1994, los ejecutivos de las grandes tabacaleras argumentaron ante los legisladores que los cigarros no eran adictivos.

La investigación

En junio de 2019, el presidente del subcomité antimonopolio, el demócrata David Cicilline, inició una investigación sobre mercados digitales, con el objetivo de identificar problemas competitivos y evaluar si las actuales leyes de competencia son idóneas para abordarlos.

Durante 13 meses, el subcomité – conformado por un grupo bipartidista de 15 legisladores- indagó acerca del poder de mercado que detentan Amazon, Apple, Facebook y Google, recolectando más de 1.3 millones de documentos.

Los congresistas planean publicar un reporte a fines de este año, que podría servir como base para una nueva regulación para las Gigantes Tecnológicas (o “Big Tech”).

La introducción de los congresistas

Cicilline fue quien dio inicio a la sesión. Tras él, se encontraba sentada la profesora de derecho de la Universidad de Columbia, Lina Khan, cuyo artículo sobre Amazon (2017) ha influenciado de manera importante el debate antimonopolios en Estados Unidos.

El demócrata indicó que, durante la investigación, el subcomité identificó patrones comunes entre las cuatro empresas tecnológicas. Primero, que cada plataforma funciona como un “cuello de botella” para los canales claves de distribución. Las Big Tech controlan el acceso a la información y/o al mercado, por lo que tienen el incentivo y habilidad para explotar su poder.

Segundo, que las plataformas utilizan su infraestructura digital para vigilar a otras compañías, en particular, su crecimiento, negocios y si pueden constituir una amenaza competitiva. Según Cicilline, las Big Tech han protegido su poder comprando, copiando, o limitando el acceso a actuales o potenciales competidores.

Finalmente, el demócrata indicó que estas plataformas abusan de la tecnología para extender su poder, ya sea mediante prácticas de auto preferencia, precios predatorios o requiriendo que los usuarios compren productos adicionales: “(…) nuestros [padres] fundadores no se habrían inclinado frente a un rey, nosotros tampoco lo haremos frente a los emperadores de la economía online”, concluyó.

Por su parte, el representante republicano, Jim Sensenbrenner, señaló: “(…) ser grande no es inherentemente malo, muy por el contrario, en América [EE.UU.] se debe recompensar el éxito. Estamos aquí para entender el rol que tienen sus compañías en los mercados digitales y, sobretodo, sus efectos sobre los consumidores (…)”.

El turno de los CEOs

Bezoz, Pichai, Cook y Zuckerberg tuvieron cinco minutos cada uno para sus comentarios de apertura –publicados la noche anterior-, en donde aseguraron defender los valores estadounidenses y recordaron que no empezaron siendo grandes compañías.

Facebook y la compra de competidores

Mark Zuckerberg fue quien más preguntas enfrentó (62, en total). El foco estuvo puesto en la adquisición de Instagram por parte de Facebook el año 2012.

Haciendo referencia a correos electrónicos recopilados durante la investigación, el demócrata Jarron Nadler indicó que Facebook había comprado Instagram para neutralizar una amenaza competitiva, lo que, a su juicio constituye: “(…) exactamente el tipo de adquisición anticompetitiva que las leyes de competencia buscan prevenir”.

Al respecto, Zuckerberg respondió que en ese entonces no era tan obvio que Instagram fuera a alcanzar semejante escala y argumentó que la Federal Trade Commission (FTC) había aprobado en forma unánime la operación: “(…) la compra ha ido muy bien no solo por el talento de los fundadores, sino porque nosotros invertimos mucho en mejorar su infraestructura y en promocionarla (…)”, indicó.

En atención a los mismos correos, la representante demócrata, Pramila Jayapal, preguntó al creador de Facebook si había amenazado a Instagram con desarrollar un producto similar en caso de no vender la compañía. Zuckerberg negó que se tratara de una amenaza y caracterizó sus palabras como una táctica de negociación. Para Jayapal, Facebook constituye un caso de estudio de poder monopolístico: “(…) su compañía recolecta y monetiza nuestros datos y luego los utiliza para espiar competidores y copiar, adquirir y matar a sus rivales. El modelo de Facebook hace imposible que nuevas compañías prosperen por separado y eso daña nuestra democracia”.

Por otro lado, el demócrata Hank Johnson se refirió a la adquisición por parte de Facebook de la aplicación de seguridad israelita Onavo Protect el año 2013. Esta última habría sido utilizada por Facebook para conocer las aplicaciones que los consumidores utilizaban en sus teléfonos, lo que le permitió monitorear potenciales competidores y detectar empresas de rápido crecimiento. De acuerdo a Washington Post, el uso de Onavo llevó a la adquisición de WhatsApp por parte del Facebook el año 2014. Zuckerberg señaló no estar familiarizado con el tema.

Google: control y monitoreo de datos

El siguiente directivo que más preguntas respondió (61) fue Sundar Pichai, quien debió enfrentar severos cuestionamientos acerca de las prácticas de búsqueda de Google.

Según Cicilline: “(…) Google es un jardín amurallado que mantiene a los usuarios en sus páginas, incluso si no tienen la información más útil, lo que es catastrófico para otras compañías online (…)”. Para el demócrata la evidencia es clara: “(…) mientras Google se convertía en la puerta de entrada a internet, empezó a abusar de su poder y a utilizarlo para vigilar el tráfico en la web e identificar amenazas competitivas y aplastarlas (…)”. Pichai se defendió diciendo que Google tiene numerosos competidores en áreas específicas, al igual que Amazon en el sector de compras.

Por su parte, Pramila Jayapal señaló que Google dirige el mercado de publicidad digital: “(…) actúa en forma simultánea en el lado de la demanda y de la oferta, lo que implica un conflicto de interés importante (…)”. Según la congresista, esto le permite a Google comprar espacios publicitarios a precios muy bajos y vender a precios muy altos “(…) suena un poco al mercado de acciones, pero a diferencia de este último, no existe regulación (…)”, indicó. En este aspecto, Pichai enfatizó el compromiso de Google con el periodismo.

La demócrata Val Demings también se refirió a la adquisición de DoubleClick por parte de Google, operación que fue aprobada el año 2007 por la FTC sin condiciones. Según Demings, en aquella época, durante una declaración ante el Senado, un representante de Google se comprometió a que la compañía no combinaría los datos de navegación de DoubleClick con la información personal obtenida a través de otros servicios de Google. Sin embargo, el año 2016 dichos datos comenzaron a ser fusionados “(…) destruyendo efectivamente el anonimato en internet (…)”, indicó la congresista. Pichai se defendió argumentando que la compañía permite a los usuarios desactivar el seguimiento de datos de forma sencilla.

Para Demings, lo preocupante es que la estrategia utilizada en el caso DoubleClick “(…) sea parte de un patrón general en que Google compra compañías con el propósito de vigilar a los americanos y debido a su dominancia, los usuarios no tienen más opción que rendirse (…)”.

Amazon y su relación con terceros distribuidores

Jeff Bezoz, quien enfrentaba al Congreso por primera vez, fue el tercer objetivo en preguntas (59). Los cuestionamientos estuvieron enfocados principalmente en la relación de Amazon con los terceros que venden en la plataforma.

La demócrata Pramila Jayapal preguntó a Bezos si Amazon utilizaba datos de terceros para tomar sus decisiones de ventas. En una audiencia realizada en julio de 2019, un ejecutivo de la empresa negó esta conducta, lo que posteriormente fue contradicho por un artículo del Wall Street Journal. Bezos indicó: “(…) lo que puedo decir, es que tenemos una política en contra de utilizar datos específicos de vendedores para ayudar a nuestras marcas. Pero no puedo garantizar que esa política no haya sido violada”.

Por su parte, la representante del partido demócrata, Mary Scanlon acusó a Amazon de fijar precios predatorios para destruir el negocio de Quidsi’s Diapers.com, compañía que finalmente adquirió el año 2010. Una serie de documentos recolectados durante la investigación, apuntaban a que los ejecutivos de Amazon habrían elaborado un “plan para ganar” contra Diapers.com, que involucraba agresivas reducciones de precios. Bezos contestó que dado el largo tiempo que había transcurrido, no recordaba bien los hechos.

El demócrata Jamie Raskin también se refirió a posibles conductas predatorias de Amazon y preguntó a Bezos si su compañía fijaba los precios de sus aparatos Echo bajo su costo, lo cual fue negado por el CEO -a menos que estuvieran en descuento-.

Durante la audiencia, Bezos insistió en que el Congreso debía mirar de forma más amplia el mercado de ventas de retail. Cuando el congresista Cicilline indicó que Amazon controla el 75% del mercado de ventas online, Bezos dijo tener una opinión distinta al respecto, ya que los vendedores tienen muchas opciones donde ofrecer sus productos, sin embargo, Amazon es la mejor.

La App Store de Apple

De forma similar a las audiencias anteriores, Tim Cook fue el menos cuestionado, enfrentando un total de 35 preguntas. En su declaración inicial, el CEO señaló que las reglas de App Store son aplicadas de forma uniforme a todos los desarrolladores. Los representantes demócratas buscaron probar lo contrario.

Los congresistas acusaron a la tecnológica de imponer reglas opacas y arbitrarias para limitar amenazas competitivas y recolectar rentas monopólicas – la compañía cobra más de un 30% de comisión por incluir aplicaciones en su App Store-.

Val Demings y Lucky Kay McBath, preguntaron a Cook por qué Apple había eliminado de su App Store las aplicaciones de control parental justo después de lanzar su propia herramienta el año 2018. Cook argumentó que dicha remoción respondió a razones de privacidad, no de competencia.

Por su parte, el representante Hank Johnson, señaló que durante la investigación se determinó que las reglas que rigen el proceso de revisión de App Store no están disponibles para los desarrolladores y pareciera ser que Google favorece a algunos por sobre otros.

Cook argumentó que App Store no constituye un monopolio ya que no cobra a la mayoría de las aplicaciones que aparecen en ella (84%). Según el CEO, Apple trata a los desarrolladores de forma justa “(…) tenemos una competencia feroz por el lado del desarrollador y del consumidor (…)”, indicó.

Finalmente, luego de cinco horas y medias, Cicilline dio por finalizada la audiencia y señaló que el subcomité publicará un reporte con conclusiones y pasos a seguir: “(…) esta audiencia ha dejado una cosa en claro: estas compañías, como existen hoy, tienen poder monopólico. Algunas tienen que dividirse. Todas necesitan ser reguladas apropiadamente y rendir cuentas (…)” “(…) debemos asegurarnos que las leyes de competencia escritas hace más de un siglo funcionen en la era digital (…)”, concluyó el presidente del subcomité.

La arremetida contra las tecnológicas

Facebook, Google, Amazon y Apple también están siendo investigadas por otros organismos en Estados Unidos y buscan ser reguladas en Europa.

Facebook enfrenta procesos ante la FTC y el Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ). La primera se encuentra investigando si la red social compra compañías para neutralizar a sus competidores, mientras que la DOJ indaga acerca de su posición en el mercado de publicidad online.

En septiembre próximo, el subcomité antimonopolios del Senado estadounidense realizará una audiencia para indagar sobre el poder que detenta Google en el mercado de publicidad online. Además, la DOJ se encuentra preparando una demanda contra la compañía.

La DOJ también está investigando a Apple.

En cuanto a Amazon, investigadores estatales de California y Washington se encuentran indagando si la compañía abusa de terceros que venden a través de su plataforma.

Enlaces relacionados:

House Judiciary Committee – Comunicado de prensa. Ver aquí

The New York Times – Lawmakers From Both Sides Take Aim at Big Tech Executives. Ver aquí

JEU

-->