Comisión Europea investiga posible colusión de supermercados

5.11.2019

El 3 de noviembre de 2019, la Comisión Europea informó la apertura formal de una investigación sobre la posible colusión entre las cadenas de retail francesas Casino e Intermarché. De acreditarse, el cartel habría estado precedido por un acuerdo previo de compras conjuntas entre ambas cadenas, para el desarrollo de sus productos de marcas propia. Si bien este último tipo de alianzas no es necesariamente ilícito –y de hecho puede dar lugar a sustanciales beneficios competitivos– la autoridad europea sospecha en este caso que las empresas podrían haberla utilizado como una plataforma para ir más allá de su objeto, coludiéndose en parte de sus estrategias comerciales.

Casino e Intermarché son dos de las cadenas supermercadistas más grandes de Francia. Entre los años 2014 y 2018 mantuvieron una alianza para la compra conjunta de productos en la forma de un joint venture independiente denominado INCA. Margrethe Vestager, Comisionada de Competencia, sostuvo: “las alianzas de compra entre retailers se han convertido en un componente clave para las cadenas de suministro. Pueden reducir los precios para los consumidores en productos alimenticios o de cuidado personal de uso diario. Estos beneficios, sin embargo, pueden desaparecer rápidamente si los retailers usan estas alianzas para coludirse en sus actividades de venta”.

Acuerdos entre competidores y colusión

No todos los acuerdos entre competidores son negativos para la competencia. Por cierto, en un extremo encontramos la colusión, castigada prácticamente en todas las jurisdicciones del mundo como una de las conductas más nocivas para la competencia. El reparto de mercado, la fijación de cuotas de mercado o de cantidades y los acuerdos en precios de venta son conductas que típicamente dañarán el proceso competitivo, ya que sus autores buscan precisamente dejar de competir.

Existe otro amplio espectro de prácticas comerciales de actores de un mismo mercado que difícilmente podrían considerarse anticompetitivas sin un mayor análisis. Acuerdos de estandarización en mercados tecnológicos, o la alianza entre laboratorios para el desarrollo de un nuevo medicamento, son proyectos fácilmente identificables como coordinaciones que afectarán positivamente a los consumidores. Sin embargo, el lado menos amable de estos acuerdos es que –sin los debidos resguardos– pueden aumentar los contactos y traspasos de información entre competidores y dar pie a coordinaciones que van más allá de lo lícito.

Dentro de este abanico de colaboraciones se encuentran joint ventures y alianzas de compras conjuntas, como aquel celebrado por los supermercados de esta investigación. Aunque suelen tener por finalidad aumentar el poder de negociación de los contratantes y consiguientemente lograr precios más bajos o productos de mayor calidad, al mismo tiempo, podrían “aumentar la probabilidad de que las empresas coordinen su comportamiento para alcanzar un resultado colusorio” como señalan las Directrices europeas en la materia (para 37).

Evitar contactos y traspasos de información con alcances colusivos

Cuando dos competidores comparten información, deben ser especialmente cuidadosos en el carácter de los datos compartidos y la forma en que tienen lugar estos intercambios. Las mismas Directrices europeas recogen una serie de criterios para evitar los traspasos de información que pueden incrementar los riesgos colusivos.

En nuestro medio, en 2015, el TDLC chileno tuvo en consideración estas pautas al momento de imponer medidas en la consulta de la empresa Equifax sobre su servicio Exchange en la gestión de información crediticia, de modo de precaver posibles riesgos colusivos entre las empresas del retail.

Por su parte, la Guía de Asociaciones Gremiales y Libre Competencia de la FNE detalla las circunstancias que toma en cuenta para el análisis de los acuerdos y sus recomendaciones para la gestión de información entre competidores.

Los acuerdos de colaboración pueden ser una antesala eficaz para alcanzar la colusión entre sus miembros. En el caso de Casino e Intermarché, una vez finalizada la investigación de la autoridad europea, se conocerá si las empresas se mantuvieron estrictamente apegadas al guion de su alianza de compras, o bien las sospechas iniciales de la Comisión eran fundadas, consiguiendo alinear de forma colusiva sus estrategias comerciales.

Enlaces relacionados:

Comisión Europea – Comunicado de prensa. Ver aquí

JTO

-->