Newsletter
Daniel Sokol Economía Digital Latinoamérica

Consejos y advertencias de Sokol sobre los desafíos de la economía digital

1.09.2021
Claves
  • El 19 de agosto tuvo lugar la charla organizada por ForoCompetencia: “Plataformas y el nuevo aprendizaje”, en la que el profesor Daniel Sokol (University of South California) expuso los desafíos que plantea la economía digital para el mundo y Latinoamérica.
  • Para Sokol, muchos de los asuntos que se presentan hoy como problemas novedosos son, en realidad, prácticas que ya han sido analizadas en el derecho de competencia. Además, se debate en torno a categorías muy generales, que pasan por alto que el análisis de competencia varía mercado a mercado.
  • En su lugar, el profesor analizó cuáles son, a su juicio, los verdaderos riesgos de competencia de las plataformas digitales, más allá de las usuales críticas que muchas veces carecen de fundamento.
  • Además, profundizó en tres aprendizajes para las autoridades, características que toda regulación de competencia debe tener: proporcionalidad, flexibilidad y aproximación casuística.
Keys
  • On August 19 ForoCompetencia held the seminar: «Platforms and the new learning», in which Professor Daniel Sokol (University of South California) presented the challenges of the digital economy for the world and Latin America.
  • For Sokol, many of the issues that are presented today as new problems are, in reality, practices that have already been analyzed under competition law. Moreover, the debate is based on very general categories, which overlook the fact that competition analysis varies from market to market.
  • Instead, the professor analyzed what, in his opinion, are the real competition risks of digital platforms, beyond the usual criticisms that are often unfounded.
  • In addition, he delved into three lessons for the authorities, characteristics that all competition regulation should have: proportionality, flexibility and a case-by-case approach.

En un nuevo encuentro de los “Desayunos Virtuales”, instancias abiertas organizadas por ForoCompetencia, Daniel Sokol precisó en su presentación «Platforms and the new learning» los desafíos que plantea la economía digital, haciendo hincapié en la situación particular de Latinoamérica.

Sokol es actualmente profesor titular de la U. of Southern California (USC), Estados Unidos, y asesor en la firma internacional White&Case. Su nombre está dentro de los diez profesores de derecho de competencia más citados en los últimos cinco años (USC Gould School of Law, 2021).

Para el experto, las plataformas digitales efectivamente han transformado el mundo y la libre competencia. Las nuevas tecnologías están cambiando toda la cadena de producción y la interacción con el consumidor final en diversas industrias. Cambios que han provocado una reacción política en todos los países del mundo: una presión a las autoridades para que “hagan algo” (ver nuestra nota CeCo “Economía digital: ¿Qué están haciendo las autoridades de competencia del mundo?”).

Sin embargo, Sokol asevera que son fenómenos que, en gran medida, ya hemos presenciado antes. Tan así, que lo que en esta década se denomina “ecosistema de plataformas”, en los años noventa se designaba como “intermediarios” y en los ochenta como “networks”.

Por lo tanto, antes de lanzarse a regular, el abogado planteó la necesidad de una comprensión integral de las tecnologías. Es indispensable que los académicos y autoridades profundicen en sus conocimientos legales, económicos e ingenieriles para que su posterior regulación sea adecuada. De lo contrario, sus normas podrían perjudicar la innovación y la creación de valor.

Y en este punto, el académico denunció un déficit en Latinoamérica. Si bien las investigaciones empíricas sobre las plataformas han ido en aumento, las universidades del sector aún no se han sumado a esta tendencia.

No hay gente que se centre en la empírica de las plataformas digitales, lo que significa que no hay una buena base preexistente que refleje la realidad latinoamericana.”

¿Qué hay de nuevo en los mercados de plataformas?

Sokol enfatizó la idea de que las plataformas son un fenómeno que ya se ha visto antes, una especie de “remake”. Por ejemplo, uno de los principales temas de la discusión actual es la posibilidad de autopreferencia (también llamadas prácticas de self-preferencing), en boga a propósito del caso Google Shopping en Europa. Según el profesor, este fenómeno no es nada nuevo. Es simplemente darle una ventaja a una empresa en particular, como también se ha dado con las prácticas de ventas atadas o los tratos exclusivos.

Por ello, revisó una a una las repetidas críticas que se hacen a los ecosistemas tecnológicos, analizando si son realmente riesgos de competencia inéditos o si son meras expresiones del “clamor populista”.

Una gran preocupación actual respecto de las nuevas tecnologías son los efectos de red. Como las plataformas adquieren mayor valor en la medida en que aumenta su número de usuarios, el riesgo está en la conformación de “Tipped Markets”, es decir, mercados que convergen naturalmente a su concentración y cierre hasta el punto en que un único actor adquiere gran parte o la totalidad de la demanda.

¿Es igualmente importante el efecto de red en todas las plataformas? “Yo diría que simplemente a veces importa y a veces no”, afirma Sokol. Por ejemplo, en la industria de los videojuegos hay múltiples proveedores que se enfocan en plataformas y mercados más pequeños, aprovechando nuevas oportunidades.

Los efectos de red son sumamente diferentes dependiendo del enfoque de la plataforma. Uber brinda un servicio local, mientras que Airbnb es global. Por ello, la industria de los viajes compartidos es mucho más propensa a la competencia local que la del alojamiento. Y según el expositor, en general, al hablar de este fenómeno, no se incluye este análisis caso a caso.

Otra preocupación mundial son las herramientas de Big Data. La gran cantidad de datos a la que tienen acceso los gigantes tecnológicos les otorga una ventaja comparativa que puede comportarse como una verdadera barrera de entrada.

El académico reconoció la existencia de conjuntos de datos únicos, a los que solo ciertas empresas tienen acceso. Sin embargo, señaló que, en su mayor parte, los datos son suficientes y accesibles, y que incluso los análisis empíricos muestran un punto de inflexión en que el rendimiento pasa a ser decreciente con respecto a su uso.

Por ello, “tener datos no es suficiente, hay que tener una estrategia empresarial con esos datos, porque si no fuera así, si los datos fueran realmente una barrera de entrada, no tendríamos, por ejemplo, nuevas aplicaciones de citas”.

En la industria de las aplicaciones de citas, en que Tinder fue el pionero, se han desarrollado múltiples servicios en base a los mismos datos, pero mirados desde otra perspectiva. Por ejemplo, Grindr decidió enfocarse en las relaciones homosexuales masculinas, llegando a un mercado diferente. Así mismo, Bumble desarrolló un nuevo modelo de negocios con una aplicación que empodera a las mujeres.

Cada una de estas aplicaciones siguió una estrategia diferenciada, y no lograron el éxito por tener más datos, sino por lo que hicieron con ellos.

Directrices para las autoridades: Flexibilidad, proporcionalidad y análisis casuístico  

Según el experto, las autoridades de competencia alrededor del mundo, y particularmente en Latinoamérica, se están centrando en los temas “sexys”, dejando de lado verdaderos problemas de competencia presentes en industrias tradicionales que pasan por el proceso de transformación digital. Por ejemplo, los intentos de la banca tradicional de limitar la entrada de las Fintech.

Además, señaló tres enseñanzas que ha dejado la experiencia y la academia a las autoridades de competencia al momento de regular y fiscalizar:

  • Proporcionalidad: Cualquiera sea la intervención reguladora, debe ser proporcional al daño que se busca prevenir o evitar. Hay que enfocar cuidadosamente el problema. Y si no se identifica un daño real que la competencia pueda resolver, significa que no es un problema de esta área. Puede ser un tema de impuestos, de privacidad o de libertad de expresión. En tales casos no será la ley de competencia la llamada a intervenir.
  • Flexibilidad: La regulación tradicional, muy estricta y amplia puede perjudicar la innovación y la economía. Por ejemplo, las presunciones de fusión pueden tener implicancia en el desarrollo de las startups. Sokol profundiza en esta idea junto a Carmelo Cennamo, en su artículo: “Can the EU Regulate Platforms Without Stifling Innovation?”.

Ejemplifica con la comparación entre el proyecto de Digital Markets Act (DMA) de la Comisión Europea y la creación de la Digital Markets Unit (DMU) del Reino Unido. La primera, una regulación sumamente amplia, aplica un estándar estricto a múltiples empresas que no necesariamente comparten la misma naturaleza y realidad. Por ejemplo, el principal banco de Escandinavia quedaría sujeto a la DMA cual si fuese una plataforma digital, sólo por su presencia en múltiples países (Para saber más de la DMA, ver la nota CeCo sobre el proyecto europeo de ley de mercados digitales).

La propuesta de regulación de la DMU, en cambio, es más sofisticada: crea una unidad especializada en los mercados digitales con facultades sancionatorias y de monitoreo. Además, según el autor, modifica presunciones para facilitar la fiscalización de conductas anticompetitivas (Para saber más de la propuesta de regulación del Reino Unido, ver la nota CeCo sobre el nuevo régimen para mercados digitales).

  • Análisis casuístico: Al tratarse de mercados complejos, las autoridades deben analizar caso por caso las soluciones adecuadas. Hay algunas autoridades latinoamericanas que están haciendo esto muy bien: han creado unidades de mercado digital para dirigir intervenciones específicas para actos anticompetitivos concretos en el sector.

El expositor cerró su punto señalando que, si bien hay aspectos de las plataformas que requieren regulación, nunca hay que olvidar que son una gran fuente de valor: “son cada vez más un área de inclusión y no de exclusión”. Gracias a las plataformas, son muchas las pequeñas empresas que han logrado crecer, pasando de ser regionales a globales.

Desafíos de la regulación de las plataformas

En base a las preguntas de la audiencia, Sokol se hizo cargo de dos principales desafíos que enfrentan las autoridades de competencia frente a la nueva realidad digital.

En primer lugar, el problema del tiempo que toma cualquier investigación de estos casos y la dinámica de estos mercados. Una vez que la autoridad ha entendido el problema y encuentra su solución, el mercado ya cambió. Muchos autores han intentado brindar soluciones a esta dificultad que presenta la institucionalidad (ver por ejemplo, la propuesta de Andrés Fuchs y Nader Mufdi, 2021, publicada en este sitio).

Sokol cree que no se trata de un desafío nuevo ni exclusivo de las plataformas digitales. Es un problema que siempre ha tenido el sistema. Señala como solución una transformación digital del proceso mismo, que optimice el litigio y el análisis de documentos sin afectar las garantías procesales.

En segundo lugar, el problema del ámbito de aplicación. La mayoría de las plataformas digitales participan en mercados interregionales o globales, por lo que sus conductas tienen efectos transfronterizos.

Si bien ha habido intentos en el sector andino de colaboración conjunta entre las distintas naciones, el expositor cree que ésta solo es posible en la medida en que se tengan los mismos objetivos y una base técnica similar. Sin embargo, afirma que la falta de un sistema uniforme es frustrante, pero también liberadora, si se tiene en cuenta que la realidad digital es distinta en cada país.

Por un lado, estoy de acuerdo en que deberíamos tener más uniformidad, y para ello todos tenemos que tener el mismo objetivo, pero también tenemos que reconocer que a veces los mercados locales son diferentes”, matizó el experto.

Video del Desayuno Virtual:

Nos interesa tu opinión:

¿Crees que debiera ser prioritario para las autoridades de competencia de Latinoamérica abordar los desafíos de la economía digital?

También te puede interesar:

Fernanda Cabezón O.