Newsletter

Estudio sobre el mercado fúnebre: luces a raíz de la experiencia británica

5.01.2022
Claves
  • El pasado 22 de enero, la FNE anunció que su séptimo Estudio de Mercado sería sobre el mercado fúnebre.
  • En junio de 2018, la CMA inició un estudio sobre el mismo mercado en el Reino Unido, en particular, sobre la provisión de servicios funerarios en momentos de necesidad –excluyendo la contratación de servicios en vida– y de servicios de cremación.
  • A diferencia del estudio británico, la Fiscalía abordará todas las etapas del mercado, antes y después de la defunción.
  • Según la FNE, las razones que justifican realizar este estudio son: las diferencias de precios posiblemente atribuibles a sesgos de comportamiento en la demanda; los costos de búsqueda; la presencia de ventas atadas y empaquetamiento; y posibles restricciones verticales en el mercado.
  • En diciembre del 2020, la CMA publicó el reporte final de su investigación, en donde identificó: un bajo compromiso de los consumidores; ausencia de información sobre precios y productos; un aumento de las tarifas; altas barreras de entrada y altos niveles de concentración a nivel local en el mercado de crematorios; entre otras.
  • La autoridad británica propuso una serie de remedios como exigir la divulgación de información; prohibir a las funerarias realizar determinados acuerdos con hospitales e instituciones similares; y evaluar la realización de un nuevo estudio una vez que el mercado se estabilice –dada su alteración producto del Covid 19–.
Keys
  • On January 22, the FNE announced that its seventh Market Study would be on the funeral market.
  • In June 2018, the CMA launched a study on the same market in the United Kingdom, in particular, on the ‘services by funeral directors at the point of need’- excluding the provision of pre-paid funeral plans- and crematoria services.
  • Unlike the British study, the FNE will address all stages of the market, before and after death.
  • According to the FNE, the reasons that justify carrying out this study are: price differences possibly attributable to behavioral biases in demand; search costs; the presence of tied sales and packaging; and possible vertical restrictions in the market.
  • In December 2020, the CMA published the final report of its investigation, where it identified: low consumer engagement; lack of information on prices and products; an increase in rates; high entry barriers and high levels of local concentration in the crematorium market; among other.
  • The British authority proposed a series of remedies such as requiring the disclosure of information; prohibit funeral homes from entering into certain agreements with hospitals and similar institutions; and evaluate the performance of a new study once the market stabilizes – given its alteration as a result of Covid 19 -.

El pasado 22 de enero, la Fiscalía Nacional Económica (FNE) anunció que su séptimo Estudio de Mercado abordaría el mercado fúnebre, compuesto principalmente de las empresas funerarias y de los cementerios que operan en el país.

De acuerdo con la FNE, “existen espacios en el mercado fúnebre que no se encuentran funcionando de forma adecuada desde el punto de vista de la competencia, lo que estaría provocando que las condiciones comerciales a las que pueden acceder los consumidores no sean las óptimas”.

El reciente anuncio recuerda una investigación similar realizada por la Competition and Markets Authority (CMA) del Reino Unido el año 2018, donde la autoridad británica identificó una serie de problemas de competencia justamente en el mercado fúnebre y propuso remedios para abordarlos, muchos de los cuales se convirtieron en ley.

La Fiscalía prevé publicar las conclusiones preliminares de su estudio a más tardar en octubre del 2022, mientras que la entrega del informe final está programada para diciembre del mismo año. En el intertanto, la experiencia británica –citada en la minuta de lanzamiento de la FNE-, podría entregar ciertas luces de lo que será el estudio chileno.

La experiencia británica

Como hemos explicado en este mismo sitio, la CMA puede realizar tanto estudios como investigaciones de mercado. Los estudios, corresponden a una herramienta flexible que permite a la autoridad indagar acerca de los problemas que existen en un mercado en particular. Estos, pueden durar hasta 12 meses y derivar en recomendaciones de carácter no vinculante, investigaciones de mercado, acciones, entre otras. Por su parte, las investigaciones de mercado corresponden a indagaciones más profundas que pueden durar hasta 24 meses y, en general, resultan en remedios estructurales o conductuales.

En junio de 2018, la CMA inició un estudio sobre el mercado fúnebre en el Reino Unido, en particular, sobre la provisión (i) de servicios funerarios en momentos de necesidad y (ii) de servicios de cremación. En marzo de 2019, la autoridad británica decidió dar curso a una investigación para ahondar aún más en el mercado. La CMA se centró en cómo las personas enfrentan la compra de servicios fúnebres bajo las circunstancias extremadamente difíciles que preceden y siguen a la muerte de un ser querido, como también en la competencia que existe entre funerarias en momentos de necesidad –excluyendo la contratación de servicios en vida– y crematorios.

En diciembre del 2020, en medio de la crisis sanitaria del Covid 19, la CMA publicó su reporte final, en donde identificó una serie de problemas de competencia en el sector:

  • Un bajo compromiso de los consumidores como consecuencia de las circunstancias intrínsecamente desafiantes que envuelven la contratación de servicios funerarios. La CMA pudo determinar que, en general, las personas eligen funerarias que les han sido recomendadas o que les son familiares. En el caso de los crematorios, típicamente se seleccionan aquellos que se ubican más cerca geográficamente;
  • Ausencia de información entregada de manera consistente por parte de las funerarias sobre precios y productos, lo que impide comparar diferentes ofertas;
  • Un aumento de las tarifas cobradas por funerarias y crematorios a una tasa muy por sobre la inflación;
  • La creencia generalizada de que las funerarias se encuentran reguladas, lo cual no ocurre ni en Inglaterra, Gales ni Irlanda del Norte. De acuerdo con la CMA, si bien muchas de las funerarias alcanzan buenos estándares, algunas proveen niveles inaceptablemente bajos de cuidados de los muertos; y
  • Presencia de altas barreras de entrada y altos niveles de concentración a nivel local en el mercado de crematorios.

La irrupción de la pandemia el año 2020 tuvo una serie de impactos en la investigación de la CMA. De acuerdo con la autoridad británica, se produjo un alza sin precedentes en la demanda de servicios funerarios, lo que hizo difícil obtener datos de los actores involucrados. Además, las restricciones impuestas por el gobierno modificaron los servicios que podían ser ofrecidos por funerarias y crematorios, haciendo difícil predecir con exactitud sus ingresos y ganancias futuras. Lo anterior, habría impedido a la CMA poder diseñar y testear posibles remedios, como, por ejemplo, un control de precios, el cual era considerado como una posible opción.

Dada las limitaciones que impuso la pandemia y la imposibilidad para la CMA de suspender o extender su investigación, la autoridad recomendó evaluar la realización de una nueva investigación una vez que el impacto y las consecuencias del Covid-19 en el sector funerario fueran lo suficientemente entendidas y el mercado se estabilizara.

No obstante lo anterior, la CMA recomendó una serie de remedios que denominó “remedios luz” –ya que encendían una luz en la tarificación y en las prácticas internas del sector- para mitigar algunos de los problemas identificados. Estos tienen como objetivo apoyar a los consumidores al momento de tomar decisiones sobre servicios funerarios y asegurar que los precios, negocios y actividades comerciales de las funerarias y crematorios, como también la calidad de sus servicios, estén expuestas a un mayor escrutinio y regulación pública.

En concreto, la CMA propuso: (i) exigir a todas las funerarias y crematorios dar a conocer determinada información sobre precios a los consumidores; (ii) exigir a los crematorios entregar determinada información sobre precios a funerarias locales u a otras funerarias en caso de ser solicitada; (iii) exigir a todas las funerarias entregar información financiera, comercial y sobre determinados negocios a los consumidores; (iv) prohibir a las funerarias: a) realizar acuerdos con hospitales, centros asistenciales o instituciones similares que, razonablemente podría entenderse, incentivan o requieren que dichas instituciones remitan clientes a las funerarias o le entreguen preferencia por sobre otras; y b) solicitar negocios a través de contratos forenses y policiales; y (v)exigir a funerarias y crematorios entregar a la CMA información específica sobre precios y volúmenes de los bienes y servicios que proveen a los consumidores.

Estos cinco remedios se convirtieron en obligaciones legales mediante la “Funerals Market Investigation Order 2021” emitida por la CMA en junio del 2021.

Adicionalmente, la CMA recomendó al gobierno establecer un régimen de inspección y registro para monitorear la calidad de los servicios de las funerarias como un primer paso para el establecimiento de un régimen regulatorio más amplio de los servicios funerarios. Asimismo, sugirió al Consejo de la CMA: monitorear activamente el mercado para poder identificar y de ser posible, abordar, conductas dañinas; publicar anualmente un análisis de los resultados del mercado; y considerar, una vez que el impacto y las consecuencias del Covid-19 sean internalizadas, si consultar sobre una futura investigación.

El estudio chileno

El pasado 22 de diciembre de 2021, la Fiscalía anunció que efectuará un nuevo Estudio de Mercado, esta vez sobre el mercado fúnebre, el cual se compone principalmente de las funerarias y cementerios que operan en el país.

Este es el séptimo Estudio de Mercado que realiza la FNE, tras aquellos que revisaron los mercados de rentas vitalicias (2018), notarios (2018), textos escolares (2019), medicamentos (2020), compras públicas (2020) y gas (2021).

A diferencia del estudio británico, la Fiscalía analizará todas las etapas del mercado, antes y después de la defunción. Éstas incluyen desde la contratación de servicios en vida (seguros y sepulturas por necesidad futura) hasta posibles exhumaciones –ninguno de los cuales fue estudiado por la CMA– y nuevas inhumaciones, pasando por la contratación de servicios funerarios y de sepultura –tampoco analizados por la autoridad británica– o cremación, tanto en instituciones públicas como privadas.

De acuerdo con la FNE, el mercado fúnebre adquiere relevancia por su universalidad, y por “las dificultades que implica tomar decisiones de compra en un momento emocional particularmente vulnerable, en caso de que los servicios no se hayan contratado anticipadamente”. Por otro lado, según la Fiscalía, los gastos asociados a funerales y sepulturas o cremaciones pueden representar al menos un 28% del ingreso mensual de los hogares chilenos.

A juicio de la autoridad, hay varias razones para estudiar el mercado fúnebre. En primer lugar, las diferencias de precios posiblemente atribuibles a sesgos de comportamiento en la demanda. Según la FNE, los precios pueden variar entre los $1 y $5 millones de pesos para el caso de las funerarias, mientras que para sepulturas los valores van desde los $150.000 hasta $149 millones. Lo anterior, podría deberse a que “las decisiones de consumo generalmente se toman en épocas de vulnerabilidad emocional y en brevísimos períodos de tiempo, que distorsionan las decisiones del consumidor”. Precisamente en este punto, la FNE hizo referencia a las conclusiones alcanzadas por la CMA en su investigación, como también al Estudio sobre los servicios funerarios en España realizado el año 2010 por el Ministerio de Economía y Hacienda de dicho país.

En segundo lugar, la Fiscalía aludió a los costos de búsqueda que existen en el mercado. De acuerdo con un estudio realizado por el SERNAC en 2014, solo el 6,7% de las funerarias tiene una lista de precios pública en su página web, mientras que casi un 30% de los cementerios no publica los aranceles cobrados. Al igual que en el punto anterior, la Fiscalía señaló que la dificultad de los clientes de poder comparar alternativas también ha sido mencionada por las autoridades de competencia de España y el Reino Unido como un factor que estaría reduciendo la competencia en precios.

Una tercera razón para estudiar el mercado es la existencia de ventas atadas y empaquetamiento de productos y servicios asociados al valor del ataúd, tales como arreglos florales, obituarios en la web, imágenes religiosas y acompañamientos del servicio fúnebre, entre otros. Según la Fiscalía, lo anterior, podría implicar tanto eficiencias como efectos perniciosos en el bienestar del consumidor, por lo que, a su juicio, es relevante estudiar en profundidad la extensión de esta práctica y cuáles serían sus potenciales consecuencias explotativas.

Por último, el organismo se refirió a la posible presencia de restricciones verticales en el mercado. Lo anterior, ya que, en los estudios realizados en España y el Reino Unido, se documentó la presencia de acuerdos entre hospitales y funerarias para referir clientes –los cuales fueron prohibidos por la CMA-. Si bien la Fiscalía no pudo probar este tipo de prácticas usando información pública, a su juicio, es un asunto que, de existir, podría generar distorsiones en la competencia y por tanto merece ser analizado.

En atención a lo anterior, la hipótesis del nuevo estudio es que Existen espacios en el mercado fúnebre que no se encuentran funcionando de forma adecuada desde el punto de vista de la competencia, lo que estaría provocando que las condiciones comerciales a las que pueden acceder los consumidores no sean las óptimas”.

La Fiscalía definió un calendario de trabajo que contempla una fase de recopilación y análisis de información, que se extenderá entre enero y agosto de este año; la publicación de las conclusiones preliminares a más tardar en octubre; y la entrega del informe final en diciembre del 2022.

En el reporte final de su investigación de mercado, la autoridad de competencia británica fue enfática en señalar que la pandemia tuvo un gran impacto en su habilidad para recolectar datos, comunicarse con los actores del mercado y en su análisis sustantivo. Por lo mismo, recomendó consultar acerca de la realización de un nuevo estudio una vez que el mercado se estabilice. Dado que el curso de la pandemia aun es incierto, es probable que la FNE se vea enfrentada a desafíos similares.

Enlaces relacionados:

FNE – Minuta de Lanzamiento de Estudio de Mercado sobre el Mercado Fúnebre. Ver aquí.

FNE – Resolución de inicio de Estudio de Mercado sobre el Mercado Fúnebre. Ver aquí.

Related Posts